Solicita una cita

Hoy es el primer paso. Contáctame para organizarnos.

Llámame al:
(+34) 679 180 542

Envía un mail:
saraortegacordero@gmail.com

No soy un ser inerte, prefiero ser valiente.

2 meses ago · · 0 comentarios

No soy un ser inerte, prefiero ser valiente.

Llega un día que decides poner fin.

Dejas atrás tu habitación, apagas la luz de la mesilla,

vacías tu armario, dejas de usar tu vajilla.

Dejas atrás el olor de tu casa, el sonido de la madera al cruzar el pasillo

que tantos pasos has compartido.

 

Llega un día que, acabas capítulo para comenzar uno nuevo pero,

con lápiz a estrenar

sin goma de borrar.

 

Llega un día que convencida, cierras la puerta y, al dejarla atrás

caminas hacia delante sin titubear,

tranquila, serena, con alas gigantes para avanzar.

 

Me agarro a la vida: dejo trabajo, dejo ciudad

sabiendo que a la vuelta de la esquina están.

 

Ayer se convirtió en hoy,

y aquí estoy,

con ilusión.

Sabiendo que gran parte de lo que soy viene de atrás:

de lo que fue y siempre será.

 

Yo me niego a mantenerme quieta e inmóvil

por comodidad o conformidad.

 

No soy un ser inerte,

Prefiero ser valiente

y… hoy más que ayer

grito al cielo GRACIAS por hacerme entender

que no hay que temer:

que por mucho que tuviera construido

se puede volver a nacer

y, SIEMPRE con más fuerza y sabiduría que ayer.

El placer de perderse.

3 meses ago · · 0 comentarios

El placer de perderse.

Y aquí estoy yo, borracha de luz, sentada en la orilla de alguna playa dejando que las olas golpeen mi cara, mientras no pienso en absolutamente nada.

Aquí estoy yo, deseosa y brutalmente adicta a querer dejar todo de lado, aunque sea por un rato.

 

No pienso en la alarma de las 8:38 de la mañana. No pienso en la prisa de salir de casa. Ni en los atascos. Ni en qué narices hacer con el dinero de los bancos.

 

No pienso en responder los emails de las agencias de viajes ofreciéndome ofertas que nunca compraré. No pienso en mi madre, ni en mi padre, ni en la bella persona que algún día perderé.

 

No pienso en la bazofia que nos ofrece la parrilla televisiva con todos sus políticos de plástico o Sálvame de asco… porque si ahí me quedo un poco, se me avergüenzan los oídos y se me derriten los ojos.

 

No… aquí no hay espacio para nada inútil.

Aquí estoy yo, el mar y su afán de conquistarme el alma.

 

Y… ahí detrás de mi, en la arena seca, está el resto, reposados en sus toallas preguntándose ¿qué narices hace esa tarada sentada en la orilla dejando que las olas la golpeen la cara?

 

Y es que es una lástima que haya entes que desconozcan el placer de poder, de vez en cuando, perderse.

Burbujas transitorias de locura real.

5 meses ago · · 0 comentarios

Burbujas transitorias de locura real.

Esto ocurre en sesión, en la vida y no entiende de edades:

Todo fluye en perfecta armonía, a su debido tiempo… en plena sintonía.

 

Proyección. Creación. Diseño vital sin necesidad de control excesivo, dejando espacio a la incertidumbre, altas dosis de aventura y, burbujas… burbujas de magia, burbujas de tiempo.

 

Hasta el momento sensación de enraizamiento, solidez, hasta me atrevo a decir, certeza eterna… así camino, segura y firme.

 

Todo fluye en perfecta armonía, a su debido tiempo y en plena sintonía… y de repente y de la nada… en medio del ruido y de la agitación, sintiendo paz en mi interior,

 

VUELO

QUE SI VUELO

 

Ahí estoy, en una burbuja. TU BURBUJA.

 

Qué bonita e inquietante la magia, qué tranquilidad que sea de tiempo… si entiendes de burbujas…”.

Estás justo a tiempo. A TU tiempo

5 meses ago · · 2 comments

Estás justo a tiempo. A TU tiempo

No pasa nada, así es la vida.

Hay quien comienza andar a los 11 meses de edad y quien comienza a hacerlo a los 16.

Hay quien se gradúa a los 22 y no consigue trabajo hasta los 29. Quien acaba a los 29 y lo consigue al poco tiempo. Hay quien ni siquiera estudió y murió a los 50 años, mientras que otro que se graduó a los 50, vivió hasta los 90.

Hay alguien que está todavía soltero, mientras que otro que estudió en clase con él, ya es abuelo.

Hay quien se pasa años queriendo tener hijos y quien sin decidirlo conscientemente, tiene 3.

Hay quienes tienen pareja y aman a otras.

Hay quienes se aman y no pueden tocarse.

Obama se retiró a los 55 años y Trump empezó a los 70.

 

Todos en este mundo vivimos de acuerdo a nuestro propio tiempo.

Las personas que nos rodean pueden parecer ir delante de nosotros, y algunos, parecen ir detrás.

Todos están corriendo su propia carrera en su propio tiempo.

No envidies, no compares… están en su vida y tú estás en la tuya.

Y el secreto está en ver que realmente no hay prisa, ¿prisa para qué? Si el destino es el mismo para todos, tocar la meta es tocar el fin… no quieras tener prisa en acabar la carrera, no adelantes tu muerte. Disfruta de la marcha y hazla tuya.

Así que, reléjate.

No has llegado tarde.

No has llegado temprano.

Estás justo a tiempo, a tu tiempo.

Loco de Remate.

7 meses ago · · 2 comments

Loco de Remate.

Busca algo que te vuelva loco. Pero LOCO DE VERDAD… loco de manera inimaginable. Que te cueste trabajo hasta explicarlo, que al intentarlo la mirada se te nuble, la desvíes y… mientras narras y cuentas lo que haces, las palabras se llenen de experiencia, de sensaciones de vida, de ilusión, de motor…

 

Busca algo que te vuelva LOCO DE REMATE. Que de vez en cuando, inviertas tiempo en ello y que después… te haga viajar con los ojos cerrados cuando lo necesites. Que te dé alas y te traslade ahí, justo ahí…

 

Busca algo que te vuelva loco y HAZLO. Invierte tu tiempo. Que parte de tu vida sea eso… que no se quede en un sueño… no!

 

Porque… sí… nos vamos haciendo mayores, nos toca vivir experiencias ácidas, amargas, hasta insulsas… porque así esta hecha la vida, de todo tipo de sabores. Y tenemos que seguir adelante afrontando con fuerza todo tipo de ingredientes, hasta la peor digestión.

Y aunque la vida rompa en ocasiones todas tus ilusiones, sigue soñando, ¿sabes por qué? Porque si no te ilusionas, si no sueñas, si no amas,  si no haces… ¿qué clase de vida estás viviendo?

Esto es así: te caes, te levantas, te vuelves a caer. Y mientras todo esto sucede y vas creciendo, eso que te vuelve loco de remate, te va dando alas para levantarte. Siempre será tu mejor aliado y tu gran apoyo.

 

Sonríe, comparte, se agradecido por lo que realmente eres y siéntete afortunado de poder contar con una vía de escape tan potente, tan energéticamente fuerte.

 

Pero HAZLO, que no se quede en un sueño!!

¿Hámster o Águila?

8 meses ago · · 1 comentario

¿Hámster o Águila?

Escribo sobre este tema, porque somos humanos y, a todos, y digo TODOS… en ocasiones nos ha ocurrido, nos está ocurriendo, incluso nos ocurrirá (… aún habiendo pasado por lo mismo antes).

 

En la vida nos pasan cosas, si… a todas horas, una detrás de otra. Estímulos constantes, y más y otros, y haz y corre y sigue… y ES FÁCIL DESCONECTARSE, es fácil caer en ciclos donde te encuentras bloqueado, diciéndote o preguntándote: “no sé donde estoy. Me siento hasta arriba y me siento atrapado, yendo hacia a delante sin preguntarme nada, solo produciendo, generando, sin saber a dónde, ni para qué, ni con qué sentido”.

 

Qué humano es encontrarse a veces como un animal: encerrado en una jaula, girando sobre su propia rueda, como si de un HÁMSTER se tratase, chiquitito, ansioso. ¿Te suena esto?

 

Es fácil caer en ciclos de estos de vez en cuando. Pero necesitamos estar atentos para poder parar a tiempo. Me atrevería a decir, que la gran mayoría de las personas, se mueven activos pero desamparados, agotados en cuerpo y mente, angustiados sin permitir sentirlo, con su poder personal totalmente desconectado moviéndose a base de voluntad pagada.

 

Vuelvo a preguntarte… ¿Te suena esto?

 

Párate, mírate y pregúntate… ¿es esto lo que quiero?

 

Estés donde estés, busca unos minutos para dedicarte un tiempo a respirar.

Sí… Sólo a respirar.

SAL DE LA JAULA.

Imagínate en la cima de una montaña observando los picos nevados. El cielo azul. Las nubes blancas. El SILENCIO.

¿Cuánto hace que nos disfrutabas de este silencio eterno? ¿De ese aire templado? ¿De ese sol en la cara?

¿Cuánto hace que no haces eso, solo eso: estar y sentir?

Mirando lo que miras, escuchando lo que escuchas y sintiendo lo que sientes.

 

Respira bien profundo. Siente hasta dónde llega el aire que respiras y lleva ahí esas imágenes, ese sonido, ese silencio. Conecta con esa plenitud y esa paz. Y… de repente, visualízate convirtiéndote en un ÁGUILA enorme, imponente, poderosa que puede contemplar desde las alturas y ver de manera clara lo que te rodea. Quédate ahí y siente…

Desde las alturas puedes observar hacia donde te gustaría ir para obtener lo que deseas en ese momento.

Desde el lugar donde estés y con el objetivo a la vista, despliega tus alas hacia aquello de te llamó la atención. Comprueba que, a través de la CALMA, la CONTEMPLACIÓN y la VISIÓN, puedes accionar y llegar hacia donde quieras.

 

Ese es tu poder, recuerda que lo llevas siempre contigo

 

Ese es tu estado natural, tu estado merecido y el que todo el mundo necesita que tengas.

Tenemos Miedo.

10 meses ago · · 0 comentarios

Tenemos Miedo.

Evitamos expresarnos por miedo a las consecuencias.

 

Tenemos miedo a lo que piensen de nosotros, a que dejen de querernos o aceptarnos o cuidarnos o alabarnos. Nos chantajeamos así a nosotros mismos poniendo a otros como escusa. Nos prostituimos para poder mantenernos en una prisión que llamamos amor.

 

Tenemos miedo a estar expuestos, a brillar arrogantes y felices y… al encerrarnos, empobrecemos el mundo.

Tenemos pudor por dar, sin saber que así robamos eso que no damos.

Tenemos miedo a sentirnos plenos, no vaya a ser que así termine todo… cuando la plenitud es solo el principio que solemos postergar de por vida.

Tenemos miedo a la hoja en blanco, como si nuestra autenticidad pudiese errar o manchar, cuando es la represión y la indecisión lo que nos intoxica… cuando la alegría es la sagrada imperfección y la luz y la gestión del desastre.

Tenemos miedo a nuestra luz, no vaya a ser que veamos todo lo que nos prohibieron ver, y nos regañen y nos castiguen sin poder jugar como monos amaestrados que no se saben libres.

Tenemos miedo a nuestro genuino saber, no vaya a ser que nos suspendan el examen por no repetir como loros las mismas idioteces que nos dañaron.

Tenemos miedo a nuestro fuego, no vaya a ser que arda al fin todo lo que no somos y salgamos volando.

Tenemos miedo a nuestro placer, no vaya a ser que se molesten quienes sacrifican el suyo y nos ataquen y persigan para amordazarnos dándonos así toda la fuerza que nos quitaron para educarnos.

Tenemos miedo a todo lo que anelamos, a todo lo que late en nosotros y clama por ser reconocido y expresado.

 

El miedo representa ese deseo.

El miedo no es nunca el problema, es la solución.

Ponemos el miedo como escusa porque no sabemos utilizarlo.

Es imprescindible follarse al miedo para tomar consciencia de nuestra inevitable creatividad.

El orgasmo es la trascendencia del miedo, es la explosión de la que naces.

Si no hay desobediencia, no hay magia ni placer.

 

Tenemos miedo. Tenemos un regalo.

 

Por David Testal

¿Qué es la vida para ti?

10 meses ago · · 0 comentarios

¿Qué es la vida para ti?

¿Qué es la vida para ti?

Si tuvieras que responder con una metáfora, ¿qué dirías?

He escuchado muchas respuestas: que la vida es un viaje, una fiesta, una condena, una desgracia, un valle lleno de lágrimas, un regalo…

Y cada uno asocia su metáfora con la vida que vivió y con la vidas que atestiguó.

Queda claro que nuestra situación presente es el resultado de nuestros pensamientos, palabras y acciones pasadas y que esos pensamientos, palabras y acciones, consciente o inconscientemente, son el resultado de una decisión.

Si, de una decisión.

Pero alguno puede decir, “pero yo no decidí que me echaran del trabajo, o yo no decidí quedarme sin mi papá…”

Y no… cierto es que tú no decidiste eso que te ocurrió, PERO SÍ DECIDISTE QUÉ HACER CON ESO QUE TE SUCEDIÓ.

Elegiste: o aprender de lo sucedido, o seguir intentándolo o preguntarte qué podrías haber hecho mejor, y también podrías haber escogido sumergirte en la queja o en la victimización, ¿quien no lo hizo alguna vez?

Todo lo que hacemos forma parte de una decisión.

Incluso la frase que dice: “queriendo tomar la mejor decisión, no tomo ninguna decisión”, también es una decisión.

Respondiéndome a la pregunta con la que inicio mi reflexión, para mí LA VIDA ES CONSTRUCCIÓN, ES DISEÑO a partir de mis decisiones diarias.

Si entonces entiendo que la vida es construcción, para poder diseñarla bajo mis propios términos, (que para algo yo soy el director y protagonista de la misma), tendré que tener en cuenta ciertas cuestiones:

En primer lugar y como en toda construcción, es importante pararse a crear unos buenos cimientos. Y esto implica tener un amplio conocimiento interno: quiénes somos, cómo somos, qué nos mueve, cual es nuestra misión y propósito en la vida, cuales son nuestras pasiones, nuestras habilidades, valores, creencias, cualidades, nuestra vocación. A partir de esta base de conocimiento se puede empezar a construir.

Parece obvio, pero a todos nos ha ocurrido en alguna ocasión tener la sensación de pérdida, de despiste, confusión, incluso la amarga creencia de no saber quien es uno, qué le gusta, qué necesita, qué hace aquí y para qué. Incluso aun creyendo saber quienes somos, en algún momento de la vida, ocurren cosas que te rompen y cuesta volver a recomponerse, a encontrarse.

No creo que sea la única, porque me cruzo diariamente con gente en esta misma situación.

Para empezar a construir, conocerse y recordarse es vital, porque es ahí donde se encuentra el sentido y la pasión.

En un segundo lugar hay que darse una suerte de estructura, una suerte de sostén a nuestra vida a través de saber qué queremos hacer con ella. Establecernos metas y planes de acción acordes. De esta forma podemos encauzar nuestra vida en una dirección porque tenemos una especie de norte, de estrella polar que nos guía hacia donde queremos dirigirnos.

En tercer y último lugar pero no menos importante, esta nuestra decoración interior. Es decir adquirir cuantas herramientas y recursos podamos para embellecer nuestra vida, para maximizar nuestra potencialidades, sentirnos dueños de nuestra mente, nuestras emociones, nuestro entorno físico y espiritual.

La psicología no solo ayuda a personas con diagnósticos claro, definidos, no… el ponerte en mano de esta disciplina puede ayudarte a crear un PROCESO DE DISEÑO DE VIDA:

  1. a) Fortalecer los cimientos: la razón de ser (encontrar tus pasiones tus cualidades). Encontrar tu sentido y tu propósito.
  2. b) Trabajar tu estructura: preguntarte qué quieres y diseñar un plan de acción para conseguir tus propósitos vitales.
  3. c) Adquirir herramientas útiles para maximizar tu potencial, trabajar sobre tu mente, tus emociones, cuerpo y espíritu.

ES POSIBLE DISEÑAR UNA VIDA CON SENTIDO, PASIÓN Y DIRECCIÓN.

Y para ello ES NECESARIO UN FACTOR ESENCIAL: TU DECISIÓN ACOMPAÑADA DE UNA ACCIÓN.

En la quietud del silencio.

11 meses ago · · 0 comentarios

En la quietud del silencio.

Tantas y tantas veces, sumidos en el incesante parloteo mental, olvidamos escuchar-escucharnos y vagamos por nuestra vida como seres inertes que hacen y hacen sin pararse a sentir, si lo que hacen nace de dentro o de dónde…

Es solo en la quietud del silencio cuando alcanzamos a entender lo que nos decimos, lo que sentimos. Pero que difícil es, si nunca nos han enseñado a entendernos.

Es, en esos momentos que conectas con tu eco, cuando te alineas con algo que te hace ver con cierta claridad pero: confunde, da vértigo, asusta. Miras para otro lado, pero… algo dentro de ti te está diciendo que pares, que cambies, que gires, que dejes, que avances…

Es ahí cuando nuestra vida empieza a cambiar poco a poco y nos convertimos en creadores. No tengas miedo, algo mágico está por llegar.

Confía en ese latido de certeza.

Escucha tu cuerpo e intenta entender tu propio lenguaje.

Despierta.

HEMOS VENIDO A BAILAR con cada pequeño obstáculo que nos pone la vida, con las adversidades que se presentan en el día a día.

La vida es una danza consciente, ESCUCHA TU PROPIO RITMO en el eco de tu respiración. ENTIENDE QUÉ TE DICES, QUÉ NECESITAS Y POR DONDE QUIERES SEGUIR BAILANDO.

“Nadie puede salvarte de tus miserias…”

11 meses ago · · 0 comentarios

“Nadie puede salvarte de tus miserias…”

 

Una bonita tarde fría, muy fría de invierno, fui a ver a un amigo del alma, con la buena suerte de poder coincidir además con otra gran amiga del alma suya: Puy.

No nos conocíamos, nunca nos habíamos visto antes (ella vive en las islas) pero sí habíamos escuchado hablar de nosotras muchas veces. Es lo que tienen los amigos del alma. Se comparte tanto que lo suyo se convierte un poco en tuyo… algo parecido había ocurrido entre ella y yo.

Un anochecer largo entre vinos y sopita caliente, compartimos palabras, experiencias, sensaciones, con tanta conexión al hacerlo que sentíamos haber vivido momento similares y paralelos en el tiempo. Y como todo lo que ocurre en la vida tiene una y varias lecturas, cuando se ve con distancia y perspectiva: un aprendizaje.

Esta reflexión salió de Puy tras las horas de conversación conjunta con la piel de gallina y, a los pocos días, tuvo la generosidad de querer compartirlos conmigo, con todos.

 

“Nadie puede salvarte de tus miserias y si intentas salvar, incluso rebuscar las del otro, probablemente te parta en dos y te pierdas.

A veces nos empeñamos en que el otro cambie, otras, en que acepte nuestra sombras y nos convertimos en el carcelero o en el prisionero. Nos encontramos en un ciclo en el que nada fluye y, tanto uno como otro, se pierden. ¡Pero qué loco y necesario es perderse! ¡Qué excitante cuando conoces a alguien y te encuentras! Y así… empiezas una relación de lo que sea: de risas, de sexo, de viajes, de charlas o de todo. Qué regalo es vivir esa etapa en la que como dos animales, te hueles, te buscas, saltas al vacío y te crees que todo lo sabes. Pero un día todo cambia y sientes el sabor seco de estamparte, y no es contra el otro… es contra ti misma. ¡Y duele! Que si duele, cuando lo intentas una y otra vez y al final no entiendes nada…

 Me recuerda a la adolescencia, cuando te duelen las rodillas o las tetas porque estas creciendo. Crecer duele. Nada más y nada menos. Las relaciones más íntimas duelen, a veces más y a veces menos.

Si estás despierta, crecer acompañada se convierte en una de las formas más bonitas, especiales, sutiles e interesante de conocerte y de conocer al otro, de regalar, de dar. Pero si te pillan dormida, se convierte en un bucle de aprendizaje ciego que ves venir pero no terminas de cuadrar.

¿Qué tiene el sexo tan íntimo? ¿Que tiene la risa tan cómplice? ¿Qué nos mueve hacia una persona u otra? Estamos programados para buscarnos y procrear pero, ¿qué parte le corresponde a la intuición, al crecimiento conjunto y, por qué no, al individual? ¿Qué es lo que queremos? Y más importante aun… ¿qué estamos dispuestos a dar? ¿Estamos abiertos a crear algo nuevo? ¿Nos atrevemos a jugar el partido sabiendo que lo más probable es que termine? ¿Somos capaces de salir de la historieta de dos personas que se conocen, tienen hijos y se casan?

 Cuanto daño nos han hecho los cuentos de princesas y las películas de caballeros. Cuanto daño nos ha hecho el amor romántico que tiene los hilos igual de finos que la pasión cuando juega en solitario. QUIZÁS UNA DE LAS LLAVES, sea no vendernos teatros ni simulacros, no imaginarnos, sino CREARNOS Y QUE LA HONESTIDAD LO EMPAPE TODO.”