Solicita una cita

Hoy es el primer paso. Contáctame para organizarnos.

Llámame al:
(+34) 679 180 542

Envía un mail:
saraortegacordero@gmail.com

Tú el mar, Yo la luna.

4 semanas ago · · 0 comentarios

Tú el mar, Yo la luna.

Sola, Sentada en la orilla pensativa, sonríe internamente con la mirada entreabierta fijándose en el horizonte. Y Sin darse cuenta, de repente, aparece él en su mente.

 

Sofocada por las últimas palabras:

Eres como el mar, se afirma a sí misma.

Por eso me vuelves loca: a veces te entiendo calmado, silencioso, rítmico,  lleno de luz.

A veces no comprendo porqué cambias tan rápido, te agitas, te enfureces, oscureces.

Subes y bajas como la marea caprichosa de querer llegar lejos y te echas para atrás arrepentido con silencios.

Eres capaz de albergar el mayor de los caos pero también la calma.

A veces me dejas navegar en tu profundidad, a veces me pierdo en tu inmensidad y, a veces, me ahogas con tu intensidad.

 

Qué tontería, se dice intentando relajarse:

También consigues llevarme a la superficie cuando más lo necesito,  y me refrescas la mente y el cuerpo en los momentos más calurosos. Nunca navego a la deriva aunque la oscuridad de la noche amenace. Me coges la mano e izas las velas surcando las olas con firmeza.

 

Acariciarte y mirarte es como tocar el agua cuando el viento te da en la cara.Por eso me vuelves loca, porque no hay lugar en la tierra donde quiera quedarme a vivir si no es navegando sobre ti.

Eres como el mar y yo como la luna. Juntos nos entendemos aunque a veces nos ausentemos.

 

 

No soy un ser inerte, prefiero ser valiente.

9 meses ago · · 0 comentarios

No soy un ser inerte, prefiero ser valiente.

Llega un día que decides poner fin.

Dejas atrás tu habitación, apagas la luz de la mesilla,

vacías tu armario, dejas de usar tu vajilla.

Dejas atrás el olor de tu casa, el sonido de la madera al cruzar el pasillo

que tantos pasos has compartido.

 

Llega un día que, acabas capítulo para comenzar uno nuevo pero,

con lápiz a estrenar

sin goma de borrar.

 

Llega un día que convencida, cierras la puerta y, al dejarla atrás

caminas hacia delante sin titubear,

tranquila, serena, con alas gigantes para avanzar.

 

Me agarro a la vida: dejo trabajo, dejo ciudad

sabiendo que a la vuelta de la esquina están.

 

Ayer se convirtió en hoy,

y aquí estoy,

con ilusión.

Sabiendo que gran parte de lo que soy viene de atrás:

de lo que fue y siempre será.

 

Yo me niego a mantenerme quieta e inmóvil

por comodidad o conformidad.

 

No soy un ser inerte,

Prefiero ser valiente

y… hoy más que ayer

grito al cielo GRACIAS por hacerme entender

que no hay que temer:

que por mucho que tuviera construido

se puede volver a nacer

y, SIEMPRE con más fuerza y sabiduría que ayer.

Estás justo a tiempo. A TU tiempo

12 meses ago · · 2 comments

Estás justo a tiempo. A TU tiempo

No pasa nada, así es la vida.

Hay quien comienza andar a los 11 meses de edad y quien comienza a hacerlo a los 16.

Hay quien se gradúa a los 22 y no consigue trabajo hasta los 29. Quien acaba a los 29 y lo consigue al poco tiempo. Hay quien ni siquiera estudió y murió a los 50 años, mientras que otro que se graduó a los 50, vivió hasta los 90.

Hay alguien que está todavía soltero, mientras que otro que estudió en clase con él, ya es abuelo.

Hay quien se pasa años queriendo tener hijos y quien sin decidirlo conscientemente, tiene 3.

Hay quienes tienen pareja y aman a otras.

Hay quienes se aman y no pueden tocarse.

Obama se retiró a los 55 años y Trump empezó a los 70.

 

Todos en este mundo vivimos de acuerdo a nuestro propio tiempo.

Las personas que nos rodean pueden parecer ir delante de nosotros, y algunos, parecen ir detrás.

Todos están corriendo su propia carrera en su propio tiempo.

No envidies, no compares… están en su vida y tú estás en la tuya.

Y el secreto está en ver que realmente no hay prisa, ¿prisa para qué? Si el destino es el mismo para todos, tocar la meta es tocar el fin… no quieras tener prisa en acabar la carrera, no adelantes tu muerte. Disfruta de la marcha y hazla tuya.

Así que, reléjate.

No has llegado tarde.

No has llegado temprano.

Estás justo a tiempo, a tu tiempo.

¿Hámster o Águila?

1 año ago · · 1 comentario

¿Hámster o Águila?

Escribo sobre este tema, porque somos humanos y, a todos, y digo TODOS… en ocasiones nos ha ocurrido, nos está ocurriendo, incluso nos ocurrirá (… aún habiendo pasado por lo mismo antes).

 

En la vida nos pasan cosas, si… a todas horas, una detrás de otra. Estímulos constantes, y más y otros, y haz y corre y sigue… y ES FÁCIL DESCONECTARSE, es fácil caer en ciclos donde te encuentras bloqueado, diciéndote o preguntándote: “no sé donde estoy. Me siento hasta arriba y me siento atrapado, yendo hacia a delante sin preguntarme nada, solo produciendo, generando, sin saber a dónde, ni para qué, ni con qué sentido”.

 

Qué humano es encontrarse a veces como un animal: encerrado en una jaula, girando sobre su propia rueda, como si de un HÁMSTER se tratase, chiquitito, ansioso. ¿Te suena esto?

 

Es fácil caer en ciclos de estos de vez en cuando. Pero necesitamos estar atentos para poder parar a tiempo. Me atrevería a decir, que la gran mayoría de las personas, se mueven activos pero desamparados, agotados en cuerpo y mente, angustiados sin permitir sentirlo, con su poder personal totalmente desconectado moviéndose a base de voluntad pagada.

 

Vuelvo a preguntarte… ¿Te suena esto?

 

Párate, mírate y pregúntate… ¿es esto lo que quiero?

 

Estés donde estés, busca unos minutos para dedicarte un tiempo a respirar.

Sí… Sólo a respirar.

SAL DE LA JAULA.

Imagínate en la cima de una montaña observando los picos nevados. El cielo azul. Las nubes blancas. El SILENCIO.

¿Cuánto hace que nos disfrutabas de este silencio eterno? ¿De ese aire templado? ¿De ese sol en la cara?

¿Cuánto hace que no haces eso, solo eso: estar y sentir?

Mirando lo que miras, escuchando lo que escuchas y sintiendo lo que sientes.

 

Respira bien profundo. Siente hasta dónde llega el aire que respiras y lleva ahí esas imágenes, ese sonido, ese silencio. Conecta con esa plenitud y esa paz. Y… de repente, visualízate convirtiéndote en un ÁGUILA enorme, imponente, poderosa que puede contemplar desde las alturas y ver de manera clara lo que te rodea. Quédate ahí y siente…

Desde las alturas puedes observar hacia donde te gustaría ir para obtener lo que deseas en ese momento.

Desde el lugar donde estés y con el objetivo a la vista, despliega tus alas hacia aquello de te llamó la atención. Comprueba que, a través de la CALMA, la CONTEMPLACIÓN y la VISIÓN, puedes accionar y llegar hacia donde quieras.

 

Ese es tu poder, recuerda que lo llevas siempre contigo

 

Ese es tu estado natural, tu estado merecido y el que todo el mundo necesita que tengas.